domingo, 19 de octubre de 2008

Mama, papa. !Quiero ser economista¡

¿Cúantas veces habremos oido a algún niño decir ésto a sus padres?.... ninguna. La cultura a elaborado una escala de prestigio inherente a la carrera estudiada. Actualmente, la que está por encima de todas, al menos en España, es medicina (¿tendrá algo que ver con el porcentaje de población de 3º edad y gente sin numerosos recursos económicos que viven de una ineficiente Seguridad Social?). Entre las últimas, destacamos derecho y economía.

Y es que la economía, desgraciadamente, para entenderla sólo necesitas conocer las fórmulas y variables pertinentes, comprender el comportamiento del modelo, y sacar una conclusión. Pero eso es una economía barata. Una economía únicamente centrada en el hoy, está condenada a muerte en el mañana. Un economista, estudia la economia de mañana de muchos sitios y, según sus posibilidades y aspiraciones, elabora su economía presente.

Cualquier aplicación de Éxcel, o Access es capaz de hacer lo que cualquier economista hace, y aprender a manejar una aplicación (que no digo manejar EL programa) es cuestión de minutos. Al tiempo el economista se enfrenta a otro peligro quizás peor que una crisis, es un periodo de crecimiento prolongado. Cuando las fortunas crecen magicamente del suelo, regadas por el dinero que cae del cielo, el economista corre el peligro de acomodarse, de ejecutar inversiones de un enorme riesgo, con la "certeza" de que para mañana habrán crecido.

Pero es cuando hay problemas, cuando esa riqueza que uno ha acumulado, o el sistema en el que ha confiado, o en las previsiones que había manejado, se ven seriamente trastocadas, cuando el economista (aún visto con desacuerdo) tiene que actuar y comprender que pasa. Y en este punto, es donde puede ocurrir cualquier cosa a cualquier persona: un economista malo puede arruinar, un economista bueno, puede encontrar oro dentro de las gambas, al igual que un médico, puede hacer que se gasten grandes sumas en fármacos inútiles.

Mientras existan políticos, gente endeudada, o con ganas de endeudarse, para rentabilizar o salvaguardar ahorros... ahí estaremos nosotros, los economistas.

1 comentario:

Manuel Gómez dijo...

Hola Kike!!!!!! Acabo de "hermanar" nuestros blogs xDD Asi que ya sabes, yo te hago publicidad, y tu me la haces a mi, a ver si conseguimos que la gente se ilustre un poco xDDD

A cuidarse, campeón!

Manu