jueves, 27 de diciembre de 2007

Sobre el canon digital

Con la entrada del nuevo año, vienen muchas cosas: los familiares, los reyes magos, la factura del corte inglés...etc, y además, esta navidad, en exclusiva para todos, el polémico (y abusivo) canon digital.

La caritativa sociedad "sin ánimo de lucro", SGAE, ha decidido mimar mas a sus autores y propuso la imposición de un canon digital, para compensar la pérdida de ingresos que los autores españoles experimentan por el fenómeno de la piratería. Pobrecitos.

La nueva ley de propiedad intelectual, Real Decreto Legislatvo 1/1996, de 12 de Abril, es una reforma de la antigua de 1992. En ésta, se exponía el pago de un canon sobre aquellos soportes que permitían la copía de obras artísticas, siendo al caso, videos y los cassetes. La actual reforma, lleva dicha idea a nuevos horizontes y, con la idea moral de que "todos podemos piratear", expande el gravamen a los soportes digitales: MP3, CDs, DVDs, móviles...etc. Mirémoslo de este modo, podía ser mucho peor. Si nos leemos la ley, en el artículo 25, párrafo 7, dice: "Quedan exceptuados de la compensación: b. los discos duros de ordenador en los términos que se definan en la orden ministerial conjunta que se comtempla en el anterior apartado 6 sin que en ningún caso pueda extenderse esta exclusión a otros dispositivos de almacenamiento o reproducción"

Han mirado por el consumidor, que bonito. Al tiempo si seguimos analizando la ley, en varios artículos expone que, somos libres de hacer cuantas copias queramos de obras que hayamos adquirido legalmente. La ironía es que, con el nuevo canon, directamente, presuponen que lo voy a colgar en internet, y por ello, me gravan todos los soportes posibles en donde pudiera reproducirlo. Mas, ¿cuanto nos cuesta el canon?

Regrabadora de DVD: 16,67 euros
Impresora multifunción (uso para fotocopias): 10 euros
Cámara digital: 9 euros
Reproductor DVD: 6,61 euros
Reproductos MP3: 14 euros
200 CD vírgenes: 50 euros (0,40 euros por CD)
100 DVD vírgenes: 140 euros (1,4 euros por DVD)

Todos sabemos que los grupos minoritarios, en tiempo de elecciones, son la clave para el poder y, desgraciadamente, la SGAE es un escalón muy importante en la escalera al poder. La negativa contra el canon, implicaría la inmediata salida a la calle de los clásicos autores españoles, reclamando derechos e insultando al partido que no halla apoyado la enmienda y a todos sus votantes. Por ello, todos los partidos políticos corrieron a apoyar la idea. El PSOE, habiéndosele descuadrado las cuentas de la nación en 200 millones, que se han entregado a grupos minoristas y transfugas para conseguir la mayoría simple, ¿qué es ya una canon digital que grava todos los medios de reproducción de la cultura? una nimiedad, está claro. Y el PP, que lo último que quiere es a una jauría de editores, autores, actores que cobran subvenciones del gobierno para poder mantener su profesión en pie, clamando a vitores la actitud fascista y franquista de "estos extorsionadores". En mi opinión, el cine español, más que cine, es teatro. Y como el teatro, no va a verlo tanta gente como el cine, que mejor modo de sacar ingresos, que obligar a los cines a pagar un impuesto que subvenciona al cine español, y que luego el cine se lo pase al consumidor. En el fondo, la humanidad de los autores españoles está ahí.

¿Y cómo se beneficia la SGAE de todo esto? Básicamente, la SGAE, a través de agencias privadas, hace la recaudación de susodicho de canon, quedándose un márgen, en concepto de gastos de gestión.




1 comentario:

CORO dijo...

Pues ya sabes: ya que pagas quieras o no el dichoso canon... a piratear todo el mundo. Esto es lo que va a pasar. Si tienes que pagarlo si o si, poca gente comprara lo original (yo al menos no)

Por cierto, ¿te enteraste de la ultima? Esta viene de la U.E. Es poner un canon por el usufructo de libros en las bibliotecas... de locos